top of page

ACADMIA CÉSAR CHÁVEZ - LA HISTORIA

Story1.png
Story 2.jpg
Story3.jpg
Story4.jpg
Story5.jpg
Story10.jpg
Story9.jpg
Story7.jpg
Story8.jpg
Story6.jpg
Story11.png
Story12.jpg

Nuestra historia

 

La idea de la Academia César Chávez comenzó con la muerte de Roland "Irish" Irwin, residente de toda la vida del suroeste de Detroit y voluntario de la comunidad, en septiembre de 1995. En reconocimiento a los servicios y la amabilidad del reverendo Don Hanchon durante el tiempo del fallecimiento y el funeral de Irish, el hijo de Irish, Patrick se ofreció a ayudar al reverendo Hanchon a explorar opciones para la escuela secundaria y primaria vacante y antiguamente parroquial propiedad de la Iglesia Católica St. Gabriel. Patrick había asistido a la escuela primaria de St. Gabriel cuando aún estaba abierta y administrada por la parroquia. Sin embargo, con el tiempo, debido a que el edificio estaba principalmente vacío, se produjo un deterioro significativo y el edificio se llenó con numerosas goteras en el techo, plomería defectuosa, problemas en el sistema eléctrico, desbordamiento de alcantarillado, calderas y ventanas defectuosas, etc. Con la aprobación de la Arquidiócesis de Detroit, el reverendo Hanchon y Patrick iniciaron conversaciones con Michigan Partnership for New Education (MPNE) sobre la posibilidad de establecer una escuela chárter en el edificio cerrado durante mucho tiempo. En el momento en que comenzó esta discusión, las escuelas chárter eran un concepto relativamente nuevo para el estado de Michigan y existían muy pocas ni había una gran comprensión general sobre cómo iniciar una escuela chárter o administrar una escuela chárter.

Al mismo tiempo que el P. Hanchon y Patrick Irwin reafirmaron su visión de la escuela y exploraron empresas de administración para operar esta escuela potencial, Michigan Partner for New Education (MPNE), dirigida por el educador Bill Coates y el empresario Al Taubman. así como varios otros líderes empresariales, buscaban una oportunidad para establecer su primera supervisión de gestión para una escuela chárter. Antes de este momento, MPNE había sido un grupo de expertos casi público que abogaba en nombre de los problemas y preocupaciones de las escuelas chárter en todo el estado de Michigan. Basado en presentaciones realizadas por MPNE al p. Hanchon y Patrick Irwin, se tomó la decisión de reunir una junta directiva tentativa de la comunidad en general para trabajar en el establecimiento de una escuela chárter. Las negociaciones entre los líderes de esta junta inicial y la MPNE progresaron rápidamente y, al mismo tiempo, esta junta tentativa de la Academia César Chávez (CCA) y la MPNE pudieron hacer una oferta exitosa a la Universidad Estatal de Saginaw Valley para otorgar una carta que estableciera la escuela. . A fines de 1995 se llegó a un acuerdo entre MPNE, los representantes de la primera junta escolar de César Chávez, y la Universidad Estatal de Saginaw Valley (universidad autónoma de Chávez) para abrir la escuela. En el momento de este acuerdo, había relativamente pocas escuelas chárter abiertas, y César Chávez fue una de las primeras escuelas chárter en comenzar estos pasos iniciales hacia las operaciones.

Elemental

César Chávez abrió inicialmente con los grados K a 3 y compartió el edificio de la escuela St. Gabriel con el programa Vista Nuevas Head Start. El director fundador de la Academia César Chávez fue el Dr. Carlos López, quien luego se fue y se convirtió en Superintendente del Sistema Escolar de Oak Park. A medida que César Chávez siguió creciendo, Vista Nuevas finalmente dejó parte del edificio que estaban usando para otro edificio justo al final de la calle de St. Gabriel y César Chávez se hizo cargo de todo el espacio disponible en el edificio de la escuela St. Gabriel. Para que el edificio de la escuela cumpla con los códigos y eduque adecuadamente a los estudiantes de César Chávez, el edificio requirió aproximadamente $ 3.5 millones en renovaciones que incluyeron sistemas de prevención de incendios, demolición de la antigua escuela secundaria en el primer piso para convertirla en un salón. /área de cafetería y muchas otras reparaciones de infraestructura. Los costos de esta renovación fueron cubiertos por la Arquidiócesis de Detroit y reembolsados mediante pagos de alquiler de César Chávez a la Arquidiócesis de Detroit.

 

Nuestro nombre

En enero de 1996 se llevó a cabo una reunión comunitaria de más de 100 residentes en el sótano de la escuela para anunciar la intención de establecer una escuela y si había interés en la comunidad para establecer una escuela, reuniendo sugerencias para el nombre de la escuela. Esta primera reunión se llevó a cabo antes de que se estableciera una junta escolar y fue dirigida por el P. Hanchon y Patrick Irwin. En esta reunión, los residentes apoyaron unánimemente el establecimiento de una escuela chárter en el edificio mayormente vacío. Cuando Patrick Irwin preguntó al grupo reunido cómo debería llamarse la escuela, María Chávez, una residente de toda la vida de la comunidad, dijo a la audiencia reunida "César Chávez". Otro asistente a la reunión se puso de pie para preguntar "¿Quién es él?", a lo que la Sra. Chávez respondió "Él es nuestro Martin Luther King", a lo que todos en la sala comenzaron a aplaudir. No se ofrecieron otros nombres para nombrar la escuela y, por recomendación de una sola voz, se seleccionó el nombre y el destino de la escuela. La Academia César Chávez honra el legado de César Chávez quien dedicó toda su vida a la causa de la justicia social y el derecho de todas las personas a la dignidad y el respeto. Durante su vida, César Chávez, como líder laboral y de derechos humanos, pasó muchas horas y días en la comunidad de Detroit en su búsqueda de apoyo y asistencia para sus luchas laborales y por la paz. César Chávez era un amigo cercano de Monseñor Clement Kern (fallecido), ex pastor de la iglesia Most Holy Trinity en Detroit, y César pasó muchas noches en la rectoría de Holy Trinity cuando se quedó en Detroit.

 

la escuela secundaria

Los estudiantes de primer año matriculados en César Chávez fueron en el otoño de 1996 en los grados K a 3, con un poco más de 100 estudiantes. El primer director de la escuela primaria de CCA fue el Dr. Carlos López, quien permaneció un año. El primer año fue particularmente difícil ya que la nueva junta, los maestros, los estudiantes y los padres lucharon con la enorme responsabilidad que implica brindar una educación de calidad para la comunidad. Con el tiempo, se agregaron grados adicionales a la Academia César Chávez, una clase a la vez, hasta que la escuela finalmente superó la ubicación de St. Gabriel y tuvo que agregar los grados 6 a 8. En 1998, la Junta Escolar de César Chávez alquiló un edificio en Trumbull y Labrosse para albergar el establecimiento de una escuela secundaria en un edificio que alguna vez fue la sede de la cadena de restaurantes Joe Muer. La ubicación del edificio de esta escuela intermedia, a unas cinco millas de distancia de la escuela primaria, requería el establecimiento de un sistema de transporte en autobús entre los dos campus. Si bien todos estuvieron de acuerdo en que la ubicación estaba demasiado lejos de la escuela primaria, no había otras ubicaciones adecuadas para construir en el área, y esto fue lo mejor que pudo hacer la Junta en ese momento. El primer director de la escuela intermedia fue Terry Blevens, a quien siguió Beatrice Esquivel, miembro fundador de la junta escolar, quien dejó la Junta Directiva de la Academia César Chávez para convertirse en directora de la escuela intermedia.

La secundaria

A medida que los estudiantes progresaban en la Academia, se tomó la decisión de proporcionar a los estudiantes de 8º grado una escuela secundaria César Chávez a la que asistir. Se necesitaba un tercer edificio y la Junta Directiva compró edificios modulares temporales que se colocaron en el campus de la escuela intermedia para albergar a los estudiantes de secundaria hasta que se pudiera encontrar una solución más permanente. La directora de la escuela intermedia Beatrice Esquivel pasó a ser la directora fundadora de la escuela secundaria y el subdirector de la escuela intermedia Rick Guerra pasó a ser el director de la escuela intermedia.


Los módulos permanecieron en su lugar durante dos años en la ubicación de la escuela intermedia mientras que la Junta resolvió un acuerdo de compra en el año 2000 para la propiedad en 1761 Waterman. Este lugar albergaba un edificio de oficinas abandonado de tres pisos y un almacén de reparación de camiones y también se usaba como vertedero de autos abandonados, materiales de construcción, etc. La propiedad se compró por la suma de aproximadamente $350,000. El propietario de la propiedad, sin embargo, intentó cometer fraude al vender la propiedad a dos partes a la vez, y fue solo después de la participación del desarrollador del proyecto y la adquisición de tierras de la Junta, Norman Lopatin de la firma Lopatin and Company, que la situación llegar a resolverse. Norman también pudo obtener una importante concesión financiera sobre el precio de compra de la Junta de César Chávez debido al intento de fraude.

Para financiar la construcción de la escuela, la Junta, a través del Grupo Municipal de Mercados de Capital, emitió un bono de Wall Street por $10 millones. Este bono financió una renovación del edificio de oficinas existente, una ampliación del edificio para albergar aulas adicionales y una cafetería, junto con la renovación del antiguo depósito de camiones en un gimnasio y un edificio de aulas. La Junta decidió salvar en lugar de derribar el antiguo almacén, como testimonio de la historia de la comunidad y para construir una experiencia única de gimnasio/aula. La Junta también encargó al constructor y artista Carlos Huerta que diseñara obras de arte de la era histórica para rodear las paredes superiores exteriores del edificio que representan varios símbolos culturales importantes para los mundos maya, azteca y tolteca. Las obras de arte también incluyen 3 tréboles, que representan varias etnias dentro del suroeste de Detroit y la amistad histórica entre las comunidades mexicana e irlandesa ("los patricios" (de St. Patrick) que lucharon en nombre de México, el pueblo mexicano y los derechos civiles).
 

La nueva escuela secundaria

Una vez que se completó la escuela secundaria en 2003, los módulos de la antigua escuela secundaria se trasladaron al nuevo campus de la escuela secundaria y la Junta se embarcó en su quinta decisión de construcción: trasladar la escuela intermedia de su ubicación demasiado distante en Trumbull a una ubicación más cercana. a la Escuela Secundaria. Después de intentos fallidos de comprar el edificio desocupado de la YMCA en Clark y Vernor (oferta hecha por $400,000; los propietarios buscaban $1.5 millones) y un intento fallido de comprar una propiedad adyacente y al otro lado de la calle lateral de la escuela secundaria, se tomó la decisión de construir el centro escuela directamente detrás de la escuela secundaria en una propiedad que ya es propiedad de la Junta. En 2005, se emitió una emisión de bonos de $6,1 millones a través de Municipal Capital Markets Group una vez más para construir la escuela secundaria. Se eligió un enfoque innovador para la construcción del edificio: las estructuras prefabricadas se construyeron en Indiana y se enviaron a Detroit, luego se levantaron en su lugar con una grúa y se terminaron con métodos de construcción tradicionales/in situ (es decir, vestíbulo de vidrio, huecos de escaleras, ladrillos del edificio, etc). Todo el proyecto de construcción tomó solo 6 meses (a partir de marzo) y se completó a tiempo para que comenzaran las clases en agosto de 2005.

Los bonos tanto de la Escuela Secundaria como de la Escuela Secundaria son pagaderos en un período de 30 años con intervalos de tiempo dedicados para amortización anticipada o refinanciamiento a decisión del Directorio de César Chávez. La emisión de estos bonos, todos realizados a instancias de los voluntarios de la comunidad de la Junta de César Chávez, representan las inversiones más grandes jamás realizadas en el suroeste de Detroit por una junta de voluntarios basada en la comunidad. La supervisión de la construcción de las escuelas también estuvo a cargo de Lopatin.
 

Hoy dia

La Academia César Chávez tiene una inscripción de aproximadamente 1,650 estudiantes en los grados K a 12 con 600 de ellos en la escuela secundaria, 600 en la escuela intermedia y aproximadamente 450 en la escuela primaria. La misión de la escuela es ser el mejor distrito escolar urbano del país, como lo demuestra la instrucción motivada y preparada, un ambiente de aprendizaje disciplinado y el compromiso de proporcionar a los estudiantes todas las herramientas, recursos y experiencias educativas que necesitarán. para tener éxito en la vida. Cada edificio escolar tiene su propio líder escolar [1]  y asistente del líder, y las tres escuelas son supervisadas por un superintendente escolar. Como escuela financiada con fondos públicos dentro del estado de Michigan, los estudiantes de César Chávez deben seguir todos los requisitos de las escuelas públicas del estado de Michigan, incluida la participación en las pruebas MEAP, y cumplir con la Ley federal "Ningún niño se queda atrás".

 

Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Cesar_Chavez_Academy

TLG Logo.jpg

Premios y menciones del distrito

  • Acreditación Distrito Centro Norte (2010). CCA es el primer distrito multicampus en recibir la acreditación NCA en Michigan

  • Ganador del premio Skillman (2007-2010) K-12

  • Modelo Wayne RESA para Respuesta a la Intervención (RtI)

  • United Way of Southeastern Michigan, Excellent Schools Detroit y New Detroit La Coalición identificó a la escuela secundaria CCA como un modelo replicable

  • Premio de Honor del Censo de EE. UU. (2010)

bottom of page